El deseo de embellecerse y arreglarse es algo natural en la mujer y el Islam no condena este hecho. Más bien al contrario; la mujer debe arreglarse y resultar atractiva a su marido de modo que en su vida conyugal encuentren equilibrio y serenidad. 


Sin embargo, la expresión de la belleza debe realizarse dentro de unos límites sin caer en el exceso. 

Allah (Ensalzado sea) dice: 

“Diles: ¿Quién os ha prohibido engalanaros y beneficiaros de todo lo bueno que Allah os ha proveído? Esto es para que los creyentes [y también los incrédulos] disfruten [de todo lo bueno] en esta vida, pero sólo será para los creyentes en la otra. Así es como aclaramos nuestros preceptos para quienes los comprenden.”

(7:32) 

De esta aleya los ulamah (sabios) han deducido que la expresión de la belleza está permitida, salvo lo que ha sido prohibido de manera explícita; como el hecho de depilarse las cejas, los tatuajes, etc. Cabe recordar que la expresión de la belleza debe ir acorde con la naturaleza de la persona; es decir, un hombre no puede arreglarse como una mujer, ni ésta como un hombre. 

Centrándonos en la cuestión del maquillaje, se puede deducir el derecho a maquillarse, según un hadiz atribuido a Aicha (r.a) que decía: 

“Ibamos de viaje a La Meca en compañía del Profeta (sws) y nos habíamos aplicado almizcle en la frente, en el momento de vestir la ropa de ihram, Cuando empezamos a sudar esta sustancia empezó a esparcirse por nuestros rostros; el Profeta (s.a.s) nos vio y no nos lo prohibió.”

(Hadiz citado en la obra “Awnul Ma’bud” Vol 5, pag 276.) 

Este hadiz muestra que las esposas del Profeta (sws) utilizaban un tipo de maquillaje perfumado sobre sus frentes. 
Además el uso del Khol y Henna está permitido según varios hadices de Tirmidí y Ibn Madja (ra) 

Por lo que respecta al uso de la barra de labios, polvos sueltos, compactos, etc, es evidente que no haya referencias directas en la Sunnah del Profeta (sws) ya que en su época no existían estos productos; por lo tanto debemos acudir al criterio de los ulamah.

 
Las escuelas Hambaly, Shafi’y y Hanafy autorizan el uso del maquillaje a las mujeres casadas.


En cuanto al uso de la laca de uñas también está permitido con la condición de retirar el esmalte cada vez que se haga wudu`, ya que el esmalte es una sustancia impermeable que no permite que el agua llegue a las uñas.


No obstante, hay que precisar dos cosas: 


1. El maquillaje no debe estar compuesto de sustancias ilícitas o derivados de estas, ni perjudiciales para la piel. 
2. Cualquier expresión de la belleza no debe ser excesiva; y ello se refiere principalmente a no realizar gastos económicos inútiles y excesivos, teniendo en cuanta el siguiente hadiz de Fudhala Ibn ubaid(r.a): 
“El Profeta (s.a.s.) nos impedía el exceso en el lujo y el confort” 


Transmitido por Abu Dawud(r.a) 

También cabe añadir que la belleza no debe traducirse en la alteración de la creación de Allah.

 
“Allah maldijo a Satanás y éste replicó: Seduciré a una gran mayoría de Tus siervos. Y les desviaré, les daré falsas esperanzas, les ordenaré que hiendan las orejas del ganado [marcándolas como ofrenda para falsas deidades] y que alteren la creación de Allah. Quien tome a Satanás como amigo en lugar de Allah estará evidentemente perdido" (118-119.)

 
Según Asshawkany (r.a) la expresiuón “alterar la creación de Allah” hace referencia a todo cambio irreversible y permanente en el físico de la persona.

(Ver: "Naylul awtâr" Vol. 6 Pag 193) 


Cualquier forma de belleza que conlleve este tipo de cambios está prohibida en Islam. 


Para concluir este tema, queda decir que, contrariamente a lo que se hace actualmente, la mujer musulmana no debe mostrarse maquillada ante hombres con los que podría contraer matrimonio (no mahram). De hecho, algunos  Ulamah  consideran esta actitud como una nueva forma de tabarruy: definido por los Ulamah como la actitud provocadora e incitadora a cometer actos ilícitos, adoptada por la mujer en presencia de hombres no mahram, lo cual algunos ulemas consideran una falta grave.


“Y mejor permaneced en vuestras casas, [pero si salís] no os engalanéis como lo hacían [inadecuadamente] las mujeres de la época pre-islámica, y haced la oración, pagad el Zakât y obedeced a Allah y a Su Mensajero; ciertamente Allah quiere apartar de vosotros todo pecado ¡Oh, familia del Profeta! y purificaros.”

(33:33) 


Esto es lo que dice Sheij Qaradawi con respecto a este tema: (Se trata de una síntesis de una conferencia que dio para demostrar el carácter no obligatorio del niqab) 


“El hecho de dejar el rostro de la mujer al descubierto no quiere decir que lo cubra de polvos u otro tipo de maquillaje” 


“El hecho de llevar las manos al descubierto no quiere decir que puede llevar largas uñas o pintarlas” 

 

“La mujer musulmana debe adoptar una actitud (en público) modesta y pudorosa (muhtashima), sin embellecerse (gair mutazayina) y evitando el tabarruy.” 

 

Lo que le está permitido en este sentido es lo que se llama azyna al jafifa 
Según los hadices transmitidos por Ibn Abbas y otros (r.a), es decir Khol para los ojos y anillos en los dedos.

 

Wa Allâhu A'lam 

 

_____________________________________________

 

Fuente: http://nourislam.over-blog.org